El empleo en nuestra ciudad

Según el último censo nacional, más del 70% de la población es laboralmente activa en Río Grande. La incorporación de miles de vecinos cada año supone el desafío de generar las condiciones para que todos se reúnan con el trabajo que necesitan. El sector industrial es clave, y crecen la construcción, los servicios y el comercio.

¿Tenés preguntas?
  • Teléfono42-0394, 43-3587
  • Horario Lunes a viernes de 9 a 16
  • Dirección San Martín 619
  • Email  Contactanos

Conectamos vecinos con trabajos

Recibimos tu CV y lo sumamos a nuestra base de datos para búsquedas de los sectores público y privado. También podés dejar tu CV online o personalmente en la Oficina Municipal de Empleo ubicada en la calle San Martín 619.

Si ofrecés trabajo, hallamos a tu candidato ideal.

Si buscás trabajo, dejanos tu currículum

(próximamente podrás enviarlo online)

SUBÍ TU CV

Si ofrecés trabajo, envianos tu oferta

Escribí a la oficina de empleo

ENVIAR INFO

Descubrí los 10 consejos para elaborar un currículum exitoso.

BAJÁ LOS TIPS

Aprendemos oficios porque tenemos futuro

Para ampliar nuestras oportunidades de trabajo es esencial sumar conocimientos y habilidades. Una persona con mayor capacitación puede realizar un microemprendimiento o multiplicar sus chances de conseguir empleo.

La Oficina de Empleo analiza periódicamente las demandas sociales y laborales públicas y privadas, para orientar sus capacitaciones al fomento del autoempleo y la generación de mano de obra calificada.

Descargá el listado actualizado de cursos que ofrece la Oficina de Empleo

Descargar listado

Realizá un curso en el Espacio de Desarrollo Laboral y Tecnológico

CONOCÉ MÁS

Estado del empleo en Río Grande

En su origen, durante la primera mitad del siglo XX, Río Grande basó su economía en la ganadería ovina. Las extensas estepas con gramíneas bajas facilitaron la creación de una industria láctea, frigorífica y lanera, así como laboratorios de inseminación artificial.

Desde 1950, diversas políticas nacionales pusieron el acento sobre la industria hidrocarburífera, principalmente el gas y el petróleo, cuya producción alcanzó el autoabastecimiento debido al aporte de la explotación en Tierra del Fuego.

En 1972, la ley Nº 19.640, sancionada y promulgada por el gobierno de facto de Alejandro Lanusse, dio inicio a un régimen de promoción económica para Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, con fuerte impacto en el crecimiento económico, político y social. Lo que la normativa buscaba era poblar la región, en un escenario complejo de reclamaciones territoriales por parte de Chile.

La normativa exime a personas y empresas del pago de todo impuesto nacional por hechos, actividades u operaciones que se realicen en la zona o por bienes existentes en el territorio fueguino, y ha sido el principal factor de crecimiento industrial y demográfico en la región, siempre en sintonía con la tónica de los gobiernos centrales, entre los que apuestan por una sustitución de las importaciones y los que las desregulan.

En la década del ‘80, Río Grande experimentó un notable desarrollo demográfico y económico por la expansión de su polo industrial. Pero la competencia de productos importados en los ‘90 resultó en la quiebra de fábricas de artículos electrónicos y electrodomésticos, en su mayoría pymes.

La caída de las fuentes de empleo se extendió hasta comienzos del siglo XXI. Tras una fuerte crisis en la Argentina, el gobierno de Néstor Kirchner aplicó políticas de reindustrialización, y en Río Grande eso significó la radicación de numerosas firmas, en su mayoría fabricantes de productos electrónicos.

Las posibilidades de empleo y desarrollo produjeron una nueva oleada de inmigración desde el resto del país, que con matices se extiende hasta hoy.

Las fuentes de empleo no estatal son en la actualidad encabezadas por la industria fabril y la actividad petrolera desarrollada en la cuenca austral.

Los números del trabajo en Río Grande

Desempleo

En Tierra del Fuego, la tasa de desocupación alcanzó en el primer trimestre de 2017 el 7.7%, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec).

Los números del trabajo

El Indec también indicó que el conglomerado Ushuaia-Río Grande registró en el primer trimestre de 2017 una tasa de actividad del 44%, una de empleo del 40.6%, una de Ocupados Demandantes de Empleo del 8,1% y una de Subocupación del 4.9%.

Siempre según el organismo nacional, en los dos distritos más importantes de Tierra del Fuego la población económicamente activa es de 67 mil habitantes, 62 mil de los cuales se encuentran ocupados y 5 mil, desocupados.

 

El intendente Gustavo Melella identifica en el empleo una problemática central para los vecinos de Río de Grande.

“Hay que hablar de la desocupación y de la pobreza. A muchas familias cada vez les cuesta más llevar el alimento a la mesa, por eso crece la presencia del área social municipal, como está creciendo. Nuestros jóvenes no tienen trabajo, tampoco los adultos. Es triste ver una madre o un padre de 40 ó 50 años pidiendo empleo porque no consigue o porque no lo pueden recuperar y no tienen dinero para llevar a su casa”, lamentó.

A través de Obras Públicas, la Oficina de Empleo, Desarrollo Industrial y Promoción Social, la gestión municipal realiza esfuerzos para combatir el desempleo y reducir sus daños, con la generación de puestos de trabajo, la capacitación para el autoempleo, el ofrecimiento y la gestión de subsidios para microemprendimientos, y la negociación de acuerdos con sectores públicos y privados para elevar la calidad del trabajo y de vida de todos los vecinos.

Durante 2016, 14 mil personas acercaron su currículum vitae a la Oficina de Empleo y 2 mil fueron capacitadas en oficios.

Leé las últimas noticias

Blog